En la gran mayoría de las tuberías de alcantarillado y redes eléctricas encontramos PVC, un material con muchas características positivas que le permiten ser uno de los productos preferidos en la industria de la construcción.

Aquí te compartimos algunas de las ventajas de este material:



Resistente a la corrosión: el PVC se caracteriza por su alta resistencia a la corrosión, a los ataques químicos por soluciones salinas, ácidos, alcoholes y otros químicos.

Resistencia mecánica: las tuberías de PVC son elásticos, gruesos y durables, lo que les permite gran resistencia a impactos y movimientos del terreno. Pueden soportar grandes presiones por lagos períodos de tiempo.

Fácil instalación: son muy ligeras pues pesan, en promedio, la mitad del aluminio y sólo una sexta parte del acero.

No inflamable: la tubería de PVC son materiales auto extinguibles, no son combustibles, y por eso son perfectos para redes eléctricas.

Baja conductividad térmica: en comparación con sus contrapartes metálicas, la tubería de PVC es baja y por eso mantienen una temperatura constante que no pone en riesgo los materiales en su interior.

Bajos costos de instalación: su ligereza es una de las razones de su fácil y económica instalación. Compara este punto con las tuberías metálicas convencionales y notaras la diferencia.

Fuente: arquigrafico.com